image/svg+xml
Porqué vale la pena

Cuando en mi lecho de muerte recuerde el día que visité la Escuela del Sarape en Saltillo, volveré a sonreír imaginando al maestro Rubén Tamayo tejiendo frente a mis ojos la más fina y simbólica prenda que haya tenido el honor de adquirir.

 

Recomendaciones
  • La Escuela del Sarape está en la antigua fábrica de sarapes y cobijas La Favorita. Simón Bolívar 608. FB Escuela-del-Sarape-La-Favorita
  • Don Artemio, del Chef Juan Ramón Cárdenas, es un homenaje a la riqueza y diversidad norestense a través de sus platillos. www.donartemio.com
  • Visita imperdible en la ciudad es el Museo del Desierto www.museodeldesierto.org

El sarape es uno de los objetos más codiciados del arte popular. En náhuatl le llaman acocemalotic-tilmatli: manta arcoíris y es símbolo de mexicanidad. Santa Anna le regaló uno a Sam Houston al firmar el Tratado Guadalupe-Hidalgo mientras que el emperador Maximiliano envió uno a Napoleón III y vistió el propio cuando lo fusilaron. 

De los sarapes, el de Saltillo es el rey por su armonía cromática y maestría en el tejido que da vida a los atardeceres del norte, aunque ya es casi imposible conseguirlos por la complejidad de su elaboración. 

Fui a buscar uno a la ciudad fundada a finales del siglo XVI, en lo que antaño se llamó la Gran Chichimeca, un proyecto de conquista y pacificación basado en reubicar 400 familias tlaxcaltecas. Fundaron el barrio de San Esteban de la Nueva Tlaxcala, sitio que actualmente salvaguarda este laborioso arte. Aquellos tlaxcaltecas eran agricultores, ganaderos, tintoreros y tejedores. Nutrieron sus técnicas con fibras, minerales e ingredientes locales, me explicó Claudia Rumayor, directora de la Escuela del Sarape, al caminar por los salones repletos de telares. El sarape como lo conocemos se logró a finales del siglo XVIII y se considera uno de los textiles más finos del mundo.

La urdimbre suele ser de algodón y la trama de lana aunque en ocasiones se utiliza seda. Podía tomarles un año entero lograr una pieza, pues los tintes deben ser naturales, me dijo el maestro tejedor Rubén Tamayo y subió al telar para mostrarme la técnica. Después, la maestra tintorera María López me enseñó su alquimia. 

Nuestra identidad se nutrió con las culturas indígenas y la influencia española, que a su vez recibió 800 años de conocimientos árabes, afirmó el maestro Francisco Javier, explicándome el diseño del diamante de la obra que atesoro aún más, pues aprendí que al adquirirla apoyas la continuidad de los oficios e historias implícitas en su creación.

Datos duros
  • El sarape es una prenda masculina que se convirtió en uno de los elementos más representativos del México independiente, equivalente al rebozo femenino. El tejido es rectangular y puede llevar una apertura para ser usado como poncho, aunque suele colocarse sobre del hombro. Los sarapes de Saltillo se consideran los más finos. Llevan un diamante o medallón al centro, así como un marco de colores alrededor del tejido y motivos decorativos como rombos, óvalos, grecas, tonos matizados y contrastes de colores en tintes naturales que logran bellos efectos. 
  • Previo a la invención de los colorantes sintéticos, a mediados del siglo XIX, los tintes más populares eran hechos con añil para lograr azules, la grana cochinilla para los rojos, el palo de Campeche para los tonos naranja, café y morado, así como las cáscaras de nuez. Dichos pigmentos permanecen vibrantes por siglos.

 

image/svg+xml image/svg+xml
mezcal-ruta-oaxaca
guerrerense-ensenada-baja-comida
Xilitla-jardin-pozas-mexico
ruta-salud-michoacan
sierra-tarahumara-barrancas-raramuris
ayapango-mexico-estado-ecoturismo
comalcalco-tabasco-piramides-cacao
Cacaxtla-tlaxcala-piramide-luciernagas
cañon-sumidero-chiapas
tequila-jalisco-pueblo-experiencias
Proponerme otra experiencia
Escribe aquí tu correo para recibir noticias de AmoMéxico
Al suscribirse se acepta el Aviso de privacidad.
Suscribirme al newsletter
La versión impresa de nuestra guía es de edición limitada. Anótate aquí y te informaremos en cuanto esté disponible tu ejemplar.
Enviar