image/svg+xml
4.9
RegiónCentro-Sur
DestinoMalinalco, Estado de México
TemporadaTodo el año
Celebrar un baño ritual de temazcal
Porqué vale la pena

En Malinalco aún florece la cultura mexica a través de la talla de madera y del cultivo de la tierra, de la cocina tradicional y los baños rituales de temazcal. Mas que un destino turístico, es un sitio de peregrinaje, rodeado por montañas de color esmeralda.

 

Recomendaciones
  • El restaurante Los Caudillos tiene vista a la parroquia, la plaza cívica y las montañas. Disfruta sus moles, mezcales y truchas de la región. FB @loscaudillosmalinalco
  • La galería y tienda del maestro René Martín está en el centro. Puedes adquirir tambores, teponaztli, «palos de agua» y artesanías. www.galeriarenemartin.com
  • El complejo turístico Malikualli es un destino en sí mismo. Tienen glamping y hotel, caminatas interpretativas, rutas en bici de montaña y guías sobre las mejores experiencias locales. www.malikualli.com

Adoro sus calles empedradas y sus plazas. La parroquia y exconvento del Divino Salvador, construcción agustina del siglo XVI, es fascinante. Es el jardín de Dios. En 1560 los tlacuilos, grandes pintores de la época, plasmaron la flora y fauna de la región mezclando estuco, arena, clara de huevo y baba de maguey, explicó mi guía, Rosendo Peralta. Me impresionó el fresco del zapote blanco, árbol de la sabiduría para la civilización mexica, pueblo que conquistó a los matlatzincas en 1476 y construyó el Cuauhcalli en el Cerro de los ídolos. Es el edificio monolítico más grande del continente, donde se graduaban los guerreros tigres y los guerreros águilas, élite militar azteca. 

Al descender de la zona arqueológica o Cuauhtinchán encontré a Sheila Peralta, del Museo Universitario Luis Mario Schneider. El diseño del recinto manifiesta la cosmovisión azteca y la colección abarca diversas etapas de nuestra historia. Comimos sopa de milpa, costillas en salsa de chile y pizza con chapulines en el restaurante Mestizo, del chef Roberto Ovalles. Visitamos al maestro René Martín, quien talla los más finos tambores sagrados: el huehuetl y el teponaztli. Fuimos a las pinturas rupestres de Los Diablitos; después de 5,000 años aún podemos admirar su color rojizo, comentó. 

Al atardecer llegamos al hotel Las Cúpulas donde nos esperaban los temazcaleros Brenda y Alejandro para un baño ritual de temazcal. Se ha transmitido de generación en generación y nuestro pasado se sostiene al compartirlo. Brenda tocó el caracol marino o atecocolli para saludar a los rumbos o puntos cardinales, a la bóveda celeste y a la Madre Tierra. Nos ofreció tabaco, nos limpió con humo de copal y entramos al vientre de barro para purificar nuestros cuerpos y mentes a través del canto, las hierbas medicinales y el vapor emanado al verter agua sobre piedras volcánicas incandescentes o «abuelitas». Sin duda es de lo mejor que he vivido en familia.

Datos duros
  • La zona arqueológica de Malinalco domina las vistas del valle y su edificio principal es el Cuauhcalli o «casa del sol». Labrado en la montaña a principios del siglo XVI, su puerta representa las fauces de una serpiente con colmillos y lengua bífida. A su lado esculpieron dos pedestales representando un huéhuetl y una serpiente en forma de flecha. En el interior hay un águila esculpida en piedra con un hueco en la base, el cual servía como recipiente donde se ofrendaba el chalchiuatl o la «sangre humana», alimento sagrado de los dioses.
  • La leyenda mexica dice que Malinalli o Malinalxóchitl es la fundadora de Malinalco, un asentamiento ocupado por teotihuacanos, toltecas, matlatzincas y los mexicas. En la cosmovisión azteca es la diosa de la hechicería y hermana de Huitzilopochtli, su deidad principal, asociada al sol.
  • Temazcal proviene del náhuatl temazcalli, que significa «la casa donde se suda» y es un ritual prehispánico utilizado por diversas culturas con fines medicinales por medio de la desintoxicación del cuerpo por sudoración, así como el uso de infusiones herbales. El ritual se utilizaba también con fines políticos, preparativo para las batallas o de recuperación postparto. En considerado una herramienta para el desarrollo de la consciencia a través de la introspección que deviene de enfrentar la dualidad de la vida y de la muerte, para renacer simbólicamente.
image/svg+xml image/svg+xml
parapente-rodavento-valle-bravo
Irma-blanco-artesanos-oaxaca
jacobo-maria-alebrijes-tilcajete-oaxaca
cuernavaca-vuaje-mexico
izamal-yucatan-artesanias-experiencias
ruta-nayar-nayarit
cielo-tamaulipas-actividades
sarape-escuela-saltillo-artesanos
tepotzotlan-visitar-mexico
amealco-queretaro-artesanias-munecas
Proponerme otra experiencia
Escribe aquí tu correo para recibir noticias de AmoMéxico
Al suscribirse se acepta el Aviso de privacidad.
Suscribirme al newsletter
La versión impresa de nuestra guía es de edición limitada. Anótate aquí y te informaremos en cuanto esté disponible tu ejemplar.
Enviar