image/svg+xml
4.6
RegiónNoreste
DestinoLa Paz, Baja California Sur
TemporadaEntre octubre y abril
Convivir con la fauna marina
Porqué vale la pena

La Paz hace honor a su nombre y, según los paceños, «nunca llueve en viernes». Es un destino ideal para viajar con la familia y buscar un encuentro pleno con la naturaleza, ya sea nadando con el tiburón ballena o explorando sus hermosas playas e islas.

 

Recomendaciones
  • Puedes llegar en avión o en transbordadores desde Mazatlán y Guaymas. www.golapaz.com. Rentar un auto para desplazarte.
  • Para dormir están el nuevo Baja Club de Grupo Habita www.bajaclubhotel.com. El Costa Baja Resort & Spa tiene playa tranquila, acceso a la marina y buen restaurante. www.costabajaresort.com
  • Visita Loreto, fundada por jesuitas en el siglo XVII entre la sierra La giganta y el mar de Cortés. Explora la misión de San Francisco Javier, que data de 1699. www.visitbajasur.travel

Mis padres dicen que visité La Paz cuando tenía unos días de nacido. Puedo decir que fue el primer destino al que viajé, pero no comí almejas chocolatas ni tacos de cayo de hacha con queso en tortillas de harina recién hechas. Tampoco sé si me llevaron a nadar con los tiburones ballena que se alimentan de plancton por filtración en las tranquilas aguas de su bahía o si bucearon con las crías de lobos marinos en Espíritu Santo. Lo que sí sé es que al golfo de California, conocido como mar de Cortés, lo bautizó el explorador y conservacionista francés Jacques Cousteau como el acuario más grande del mundo. 

La puerta de entrada a este paraíso natural es La Paz, capital de Baja California Sur desde 1830. Su malecón es hermoso y familiar. No se sí por casualidad, o con una visión a largo plazo, nuestros antepasados crearon la infraestructura de la ciudad atrás del malecón; en ningún otro lugar puedes ver estas bellezas naturales y tener este contacto con la fauna marina, comentó mi querido Agustín Olachea. Concuerdo luego de disfrutar sus playas, Balandra y Pichilingue, en donde comí almejas recién cultivadas, como probablemente lo hizo la reina Isabel II durante su visita en 1963. El mar de Cortés es una incubadora de especies endémicas y para las que migran: delfines, ballenas o el tiburón ballena (Rhincodon typus), considerado el pez más grande del mundo. Se encuentra amenazado y debemos respetarlo si tenemos la fortuna de nadar a su lado. Frente a La Paz hay más de 900 islas, una tercera parte están protegidas, como el archipiélago volcánico Espíritu Santo, reconocido como patrimonio natural de la humanidad. En él hay más de 50 especies de aves acuáticas y al menos 15 tipos de mamíferos marinos. De paso, es el único sitio del mundo donde buceas con una colonia de lobos marinos (Zalophus californianus). También es un lugar donde se aprende que lo más valioso es disfrutar el camino, no el destino.

Datos duros
  • Existe registro de vida humana en la península de Baja California desde hace más de 13 mil años. Hernán Cortés fue el primero en intentar fundar una colonia en la que entonces llamaron la bahía de la Santa Cruz.
  • El tiburón ballena (Rhincodon typus) tiene más de 60 millones de años habitando el planeta. Llega a medir hasta 12 metros, pesa unas 20 toneladas y vive hasta 100 años. En Vietnam lo veneran como una deidad y se le llama Ca Ong, que significa «señor pez». 
  • El Parque nacional archipiélago volcánico Espíritu Santo es hogar de una gran diversidad de fauna y flora. 
image/svg+xml image/svg+xml
san-juan-chamula-chiapas
puerto-veracruz-experiencia
cabrito-senda-tacos-gastronomia
mazatlan-venado-mariscos-experiencias
el turismo rural en la Sierra Gorda
alamos-sonora-actividades-rutismo
patzcuaro-michoacan-bordados-experiencias
cenotes-bucear-buceo-yucatan-kan-kirin
ruta-nayar-nayarit
cocorit-sonora-pueblo-tradiciones
Proponerme otra experiencia
Escribe aquí tu correo para recibir noticias de AmoMéxico
Al suscribirse se acepta el Aviso de privacidad.
Suscribirme al newsletter
La versión impresa de nuestra guía es de edición limitada. Anótate aquí y te informaremos en cuanto esté disponible tu ejemplar.
Enviar