image/svg+xml
10.10
RegiónNorte
DestinoReserva de la biósfera de Mapimí, Durango
TemporadaTodo el año
Astrofotografía en la Zona del Silencio
Porqué vale la pena

Hoy recibimos todo a domicilio y queremos resolver nuestros problemas existenciales consultando internet, por eso, practicar la fotografía estelar es para quien aún siente la necesidad de explorar los misterios de la vida.

 

Recomendaciones
  • Mapimí está a 75 kilómetros del aeropuerto de Torreón y a 295 de Durango. 
  • Dalia Edith González ofrece servicios de transportación y guía con su agencia www.tourmapimiojuela.com
  • El Ejido La Flor es una empresa ecoturística familiar que ofrece excelentes servicios de alimentación, hospedaje y caminatas interpretativas en la reserva de la biósfera de Mapimí. www.zonadelsilencio.com.mx
  • El fotógrafo Eduardo «Eday» Mlawer ofrece experiencias de iniciación en la fotografía estelar. IG @edaymex

Crecí escuchando sobre la Zona del Silencio, un sitio enigmático en donde las brújulas no funcionan ni se propagan las ondas de radio. Mi abuelo tenía un meteorito que descubrió al aventurarse en la reserva de la biosfera, en el Bolsón de Mapimí, región que comparten Coahuila, Chihuahua y Durango. 

Decidí hacer mi propia expedición con Eduard Mlawer, astrofotógrafo. Fuimos al Pueblo Mágico duranguense de Mapimí, fundado en las faldas del cerro de la India en el siglo XVI y parte del Camino Real de Tierra Adentro. Un estrecho camino asciende hasta el puente colgante de Ojuela, único acceso a la mina de Santa Rita, que visitamos con la guía de Dalia González. Comimos caldo de res en el Lejano Oriente antes de dirigirnos a la reserva de la biósfera de Mapimí. Sentí la emoción de la incertidumbre, sin tiendas, señales de celular ni asfalto. Nos internamos a la que fue la zona más profunda del mar de Tetis, hace millones de años. 

Nos esperaban Angélica Herrera y su familia, únicos habitantes en la Zona del Silencio, y conocimos sus tortugas Mapimí. En el Laboratorio del Desierto identificamos las plantas medicinales de este santuario natural. También hablamos de la visita de Augusto Harry de la Peña, su descubridor, y de los rumores que existen desde entonces sobre la incesante caída de meteoritos, visitas de extraterrestres, vórtices magnéticos y pruebas nucleares. Cenamos y dormimos un par de horas, luego salimos de madrugada a fotografiar el cielo con la menor contaminación lumínica posible. La misión era obtener una secuencia de imágenes fijas que pudieran unirse para simular el movimiento del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, ese maravilloso agujero negro. Durante toda la noche capturamos con paciencia lo que a simple vista es imposible. Escuchamos el sonido del planeta al rotar sobre su propio eje. Encaramos la infinidad del tiempo y el espacio, y la singularidad de nuestra vida en la Tierra, para descubrir que, en verdad, solo somos polvo de estrellas. 

Datos duros
  • La astrofotografía es una disciplina que combina fotografía con astronomía para facilitar la observación de los cuerpos celestes y sus movimientos, acción imposible a simple vista, aun con los telescopios más poderosos. Se ha vuelto más accesible y práctica por la gran disponibilidad de cámaras digitales cuyas ópticas y configuraciones para determinar los tiempos de exposición, apertura, sensibilidad y foco logran buenas imágenes sin tantos gastos.
  • La reserva de la biósfera de Mapimí comprende 340 mil hectáreas que comparten los estados de Durango, Coahuila y Chihuahua. Està en contìnua investigación desde 1978, año en el que se construyó el Laboratorio del Desierto, al pie del cerro San Ignacio, para realizar proyectos sobre el clima, la flora y la fauna del lugar. Los indígenas cocoyomes que habitaron la desértica región hace más de tres mil años le llamaron mapeme o «piedra en alto»
  • El Bolsón de Mapimí es una cuenca endorréica, también conocida como la Comarca Lagunera.
  • La tortuga de Mapimí (Gopherus flavomarginatus) es llamada tortuga mexicana pues se trata de una especie endémica en peligro de extinción. Pueden medir casi medio metro y vive hasta 80 años.
image/svg+xml image/svg+xml
montes-azules-chiapas-avioneta
piedra-herrada-bosque-hotel
la-paz-baja-experiencias
cocorit-sonora-pueblo-tradiciones
mexcatitlan-nayarit-mexico-turismo
amealco-queretaro-artesanias-munecas
tepoztlan-actividades-experiencias
huasca-hidalgo-prismas
Puebla-actividades-experiencias-gourmet
tepotzotlan-visitar-mexico
Proponerme otra experiencia
Escribe aquí tu correo para recibir noticias de AmoMéxico
Al suscribirse se acepta el Aviso de privacidad.
Suscribirme al newsletter
La versión impresa de nuestra guía es de edición limitada. Anótate aquí y te informaremos en cuanto esté disponible tu ejemplar.
Enviar